Connect with us

Gastronomía de Hidalgo, los platillos más tradicionales

Gastronomía-de-Hidalgo-los-platillos-más-tradicionales

Gastronomía

Gastronomía de Hidalgo, los platillos más tradicionales

Gastronomía de Hidalgo, los platillos más tradicionales

La diversidad de flores, frutos y fauna amplían las posibilidades de la gastronomía de Hidalgo.

Una cocina que, además, se ve influenciada por las culturas prehispánicas, desde los tepehuas, hasta los huastecos y nahuas.

A estos se debe la tradición de platillos típicos basados en flores e insectos que existen desde tiempos ancestrales.

Por otro lado, la comida típica de Hidalgo tiene un sello europeo, ya sea español o inglés.

Un par de países que legaron un rico patrimonio en procesos, recetas y nuevas especies.

Hoy en día, la gastronomía hidalguense se caracteriza por el uso de técnicas artesanales.

Destaca su impecable balance en condimentos, la presencia de productos exóticos y el sazón de sus cocineras.

Cada región del estado posee productos característicos que armonizan con su entorno natural y su esencia cultural.

De tal suerte, en las zonas mineras se heredó la tradición inglesa de los pastes, en el altiplano y el Valle del Mezquital se hace barbacoa.

En la Huasteca se saborea el zacahuil, un enorme tamal enchilado envuelto en hojas de plátano.

Gastronomía de Hidalgo, los platillos más tradicionales

Gastronomía-de-Hidalgo-los-platillos-más-tradicionales

Los pastes y la influencia inglesa en la gastronomía de Hidalgo

Se trata de uno de los platillos típicos de Hidalgo más emblemáticos y demandados aún fuera del estado.

Se trata de una empanada hecha a base de harina de trigo con diversos rellenos, dulces o salados.

Es una herencia de los mineros ingleses que trabajaron en las regiones de Pachuca y Real del Monte.

Los pastes se adoptaron en la comarca porque estuvieron directamente relacionados a la alimentación de la población minera.

Los trabajadores podían llevar los pastes consigo cuando ingresaban a los tiros y socavones de las minas.

El original era de carne, al mexicanizar la receta, se le agregó chile. Después se amplió la variedad de rellenos.

Sin embargo, la clave de su sabor se está en la consistencia de la masa y su proporción de levadura.

Chinicuiles, el lado exótico de la gastronomía de Hidalgo

Los chinicuiles son una plaga que ataca al maguey en época de lluvias.

Gusanos de color rojizo que llegan a medir hasta 5 centímetros. De sabor y aroma fuerte.

Un platillo exótico que se ha convertido en un imperdible de la gastronomía de Hidalgo.

Suelen aderezarse con salsas o se disfrutan, simplemente, como botanas.

En algunas regiones se les utiliza para elaborar tamales o mixiotes.

A pesar de su apariencia resultan ser un alimento completo con alto contenido proteínico.

Barbacoa, estrella de la astronomía de Hidalgo

Su característica fundamental es que está hecha en horno de tierra.

Es decir, según la tradición y materiales que se utilizan desde hace más de tres siglos.

Este platillo es la estrella indiscutible de la gastronomía de Hidalgo.

Abundante en la región del Altiplano hidalguense en donde abunda otra de las materias primas: las pencas de maguey.

Con pico y pala se hace un hoyo en la tierra con un metro de profundidad y diámetro.

Se debe cuidar que el sitio esté seco ya que la humedad robaría calor al cocimiento.

Allí es donde va a enterrarse la carne, envuelta en pencas de maguey, para su cocción.

La barbacoa se acompaña de consomé, tortillas y salsas. Un imperdible de la gastronomía hidalguense.

Mixiotes al estilo Hidalgo

El mixiote es otro de los platillos típicos de Hidalgo que tienen su esencia en la envoltura de maguey.

Y es que las pencas de maguey están cubiertas de una película muy resistente.

Su hoja blanca natural se ha utilizado desde tiempos ancestrales para cocinar porciones personales de carnero, pollo o conejo adobado.

En el caso de los mixiotes, la carne es adobada y acompañada de finos trozos de nopales.

Se cuece con el sistema de baño maría y a fuego lento, de preferencia, en los tradicionales botes para tamales.

Zacahuil, uno de los platillos típicos de Hidalgo

El zacahuil es uno de los platillos típicos de la huasteca hidalguense.

Se trata de un enorme tamal con masa de maíz martajada mezclada con manteca de cerdo, chiles molidos, especias y sal.

Se rellena con trozos grandes de carne de res, cerdo y pollo y en ocasiones se agrega guajolote.

Muy típico de los municipios de Huejutla, Molango, Calnali y Atlapexco.

Sin duda alguna, el tamal más característico de la gastronomía de Hidalgo, que no te debes perder.

Gastronomía-de-Hidalgo-los-platillos-más-tradicionales

Pulque, la bebida de los dioses en la gastronomía de Hidalgo

Esta bebida, muy apreciada en el imperio mexica, se obtiene de las pencas del maguey cuando la planta está madura.

Para ello se le arranca la yema o corazón y sus paredes se raspan hasta lograr una cavidad.

De ésta, unos días después, manará el aguamiel de las pencas durante un periodo que va de tres a seis meses.

Los magueyales de los Llanos de Apan y del Valle del Mezquital, en el estado de Hidalgo, han producido los mejores pulques.

En la época prehispánica, el pulque era considerado la bebida de los dioses.

Actualmente, sigue presente en las mesas de las familias, acompañando a la gastronomía de Hidalgo.

Escamoles, otro insecto comestible en la gastronomía de Hidalgo

Los escamoles son larvas de la hormiga Liometopum apiculatum, muy apreciadas desde tiempos prehispánicos.

Entonces formaban parte de la alimentación cotidiana de los habitantes de Mesoamérica.

Hoy en día son vistos como alimento exótico en diversos estados, entre ellos, Hidalgo.

Considerados por algunos como el caviar mexicano, los escamoles son uno de los platillos típicos de Hidalgo.

Se comen fritos con mantequilla y epazote, con huevo, al ajillo y en tacos.

Se cosechan cada año en temporada de Cuaresma.

Dulces Típicos de la gastronomía de Hidalgo

La amplia dulcería hidalguense es parte de sus milenarias tradiciones.

Sus pobladores hoy en día elaboran dulces y toda clase de delicias para halagar el paladar.

Entre una amplia variedad, destacan: los dulces de leche y los muéganos de Huasca.

Las palanquetas de piloncillo con nuez, piñones, pepita o cacahuate y la fruta cristalizada, también están en la lista.

Son la parte dulce de la gastronomía de Hidalgo que tampoco puede faltar en las mesas.

 

Más de Gastronomía

 

Equipo editorial

Facebook

Populares

Etiquetas

Subir