Connect with us

Real del Monte: paraíso no apto para villamelones

Real del Monte: paraíso no apto para villamelones

¿Sin plan para este fin de semana? Láncense al Corredor de la Montaña del estado de Hidalgo y disfruten de este Pueblo Mágico cuya arquitectura y rincones llenos de historia y leyendas los transportarán a los tiempos de bonanza minera en la región. Aquí cinco imprescindibles para capturar la esencia de Real del Monte en un solo día:

1 Caminen por sus calles empedradas

Casi todos los caminos y callejuelas de este Pueblo Mágico, delimitadas por antiguas casitas con techos de teja roja, conducen a la plaza principal del Real (como así se le llamaba a las poblaciones de carácter minero). Ahí destacan su quiosco y una elegante fuente traída por los ingleses en 1855 durante la época del segundo gran boom minero en la región. Justo enfrente no pueden dejar de admirar la fachada de la Parroquia de la Asunción, levantada entre los siglos XVII y XVIII que, aunque no es muy elaborada, sobresale por su amplio balcón con la imagen de la Virgen de Guadalupe al centro, quien parece como mirar hacia la plaza para bendecir a los transeúntes.

2 Visiten el Panteón Inglés

A 15 minutos de la plaza central, caminado hacia el oriente (y por una pendiente algo pronunciada), llegarán a este lugar de aspecto misterioso. Lleno de altos árboles y cubierto por la densa niebla es aquí donde descansan los restos de los técnicos ingleses que vinieron a trabajar en las minas de Real del Monte durante la segunda mitad del siglo XIX. Ahí tomen un recorrido guiado por la hija del viejo sepulturero, quien se sabe decenas de historias y anécdotas sobre los habitantes de este cementerio. Como dato curioso, deben saber que únicamente una tumba apunta en sentido contrario a lo que lo hacen las demás (que miran hacia Europa). Se trata de la residencia eterna del payaso Richard Bell famoso en tiempos de Porfirio Díaz, entre otros ilustres personajes. ¡Anímense a buscarla y encontrar todos los símbolos de las tétricas tumbas!

3 Saboreen unos ricos pastes de Real del Monte

¿Con hambre y en la plaza principal? ¡Buenas noticias! A solo unos pasos se encuentra el Portal del Comercio, edificio en el que, según la tradición, se alojaron Maximiliano y Carlota en 1865. Ahí, además de poder encontrar varios puestos de plata y textiles para cubrirse bien del frío (que seguramente los agarrará desprevenidos), hallarán el más famoso local de Real del Monte. Se trata de Pastes El Portal, atendido por don Ciro Peralta y su familia. Aquí podrán saborear los exquisitos pastes –especie de empanada de tradición inglesa, de varios sabores- que han dado identidad al estado de Hidalgo en toda la República. Don Ciro se enorgullece de haber viajado hasta Inglaterra para conocer y mantener viva la receta original de este delicioso platillo ahora mexicano.

4 Visiten la Mina de Acosta

No pueden irse de Real del Monte sin visitar una de sus dos minas abiertas al público: la Mina de Acosta y Mina La Dificultad. En la de Acosta, a pocos minutos de la plaza central, podrán conocer la historia minera en la región, descubrir sus viejas instalaciones operativas y descender más de 3 km bajo tierra. En esta travesía se internarán en un túnel que recrea las condiciones en que los mineros trabajaron hacia principios del siglo XVIII (durante el primer gran momento de explotación argentífera en Hidalgo), así como durante la etapa de explotación de las compañías inglesas a finales del siglo XIX y principios del XX). ¡Pónganse su casco y exploren esta mina que trabajó de 1727 a 1985!

5 Conozcan el lugar donde “nació” el fútbol en México

Caminando rumbo al Panteón Inglés, antes de emprender la última gran subida, encontrarán un amplio estacionamiento que generalmente sirve de estacionamiento para los camiones dedicados a transportar turistas. Justo a la entrada de este desafortunado complejo existe un pequeño local en cuyo muro exterior se advierte una placa. Si se acercan a leer, verán que indica que, hacia 1900, los mineros que trabajaban en las minas de Real del Monte, en algún momento de descanso y dirigidos por los técnicos ingleses que se sabían muy bien las reglas y objetivos del juego, desarrollaron las primeras “cáscaras” en suelo mexicano. Si son pamboleros de corazón, ¡no pueden dejar de conocer este rincón en Hidalgo!

Siéntete como en un cuento de hadas en Real del Monte

¡Conoce más Pueblos Mágicos de México! 

Real del Monte

Real del Monte

Más de Pueblos mágicos

Subir