Connect with us

Guía de San Cristóbal de las Casas para apapacharse

Guía de San Cristóbal de las Casas para apapacharse

Pueblos mágicos

Guía de San Cristóbal de las Casas para apapacharse

Guía de San Cristóbal de las Casas para apapacharse

A veces se antoja tomarse un respiro de la vida cotidiana, de las horas interminables en la oficina, de la comida corrida de la esquina o los tópers recalentados, de la contaminación, el tráfico, y el frío-calor-lluvia de nuestra querida ciudad.  Tras mucha deliberación, hemos decido que el mejor lugar para apapacharte como se debe, es nada más y nada menos que San Cristóbal de las Casas, en el estado de Chiapas, un Pueblo Mágico tan típico como cosmopolita. ¡Vamos a conocerlo!

En el corazón de los Altos de Chiapas está San Cristóbal de las Casas, un lugar con un encanto especial y una belleza abrumadora, un pueblo nombrado en honor de San Cristóbal, su santo patrono, y el primer obispo de la ciudad: San Bartolomé de las Casas.

Cubierto por neblina y con aroma a cacao y café, “Sancris” es un espacio mágico, en el que conviven comunidades tzotziles y tzeltales con viajeros de todo el mundo; donde se combina el golpeteo de los telares con las voces de los trovadores; y donde la belleza de lo típico adorna lo moderno.

Rinconcitos para acurrucarse a gusto en San Cristobal de las Casas

Quitando sus días de sol intenso, San Cristóbal es un lugar más bien fresco-frío y lluvioso, pues está bastante arriba del nivel del mar y prácticamente rodeado por bosque. Gracias a su clima, en el pueblo abundan hoteles acogedores y cálidos con una decoración maravillosa, tan bonitos que corres el riesgo de no querer salir de ellos.

El Hotel Guayaba Inn

Por ejemplo, está alojado dentro de una magnifica casona clásica en el barrio “El Cerrito” y totalmente enfocado en ofrecer una experiencia de comodidad y atención inigualable. Celebrando la simpleza del lujo, tiene solamente seis habitaciones, un bonito jardín con orquídeas y bromelias, habitaciones con chimenea, un restaurante bar y una galería-tienda de artesanía locales. Alrededor de $2000 la noche.

La Casa Santa Lucía

Tiene nueve habitaciones temáticas con una decoración muy mexicana, ataviada con una amplia variedad de artesanías, pinturas y textiles de artistas premiados chiapanecos. Muy cerca de la plaza central, es una buena opción para quien busca intimidad y la sensación de estar en casa. Alrededor de $1500 la noche.

El Hotel b¨o

Es un hotel boutique de lujo inspirado en las raíces culturales de San Cristóbal. Acogedor, auténtico y típico, tiene un aire entre un hotel y una casa, lo que le da una sensación de casa. Tiene, a la vez, un cuidadoso balance con el medioambiente y con la cosmogonía maya, cualidad que se observa en cada rincón. Alrededor de $3000 la noche.

El Hotel Boutique las Escaleras

En lo alto de una colina se encuentra , con doce exclusivas suites que combinan lo moderno con lo tradicional. Sus terrazas son espacios pensados para disfrutar de la vista y probar las especialidades locales. Ofrecen varios paquetes que incluyen noches de hospedaje, alimentos, sesiones de spa o temazcal, recorridos, sesiones fotográficas y hasta detalles románticos para veladas inolvidables. Alrededor de $1700 la noche.

Hotel boutique Villas Casa

A unas cuadras de los corredores peatonales más importantes de San Cristóbal, se encuentra el precioso hotel boutique Villas Casa Morada, embellecido con el talento de las manos mágicas chiapanecas. Con un primoroso jardín con varias flores aromáticas, árboles frutales y orquídeas y Master suites con todo desde chimeneas hasta cocinas. Alrededor de $1800 la noche.

Platillos para olvidarse de la dieta

Así como sus hoteles, sus restaurantes también saben cómo honrar la tradición sin dejar de lado la modernidad. Lo que sí, debemos advertirte, es que los chiapanecos no tienen respeto alguno por la dieta, por más rígida que sea.

Para desayunar, el obligado es la panadería Oh La La, con una tentadora selección de repostería francesa, que va de pecaminosos croissants de almendra a suculentos chocolatines que te harán sentir como si estuvieras en París.

Si se te antoja algo más local, no dejes de probar el pan coleto de la Casa del Pan o pan dulce local, o los tamales de chipilín o azafrán acompañados de una taza de atole de granillo (maíz).

Para la comida, opciones hay muchísimas, dependiendo de lo que se te antoje.

El restaurante Lum, dentro del hotel b¨o, ofrece platillos con sabores, aromas y texturas de todo el mundo, pero con un toque gastronómico. La finalidad de su chef, Daniela Mier, es que cada platillo cuente una historia.  No te pierdas los tacos de lengua y el ceviche con maracuyá.

El Belil Sabores de Chiapas tiene un concepto muy distinto, que busca ayudar a la comunidad local a través de ingredientes regionales y comercio justo. Es un espacio muy agradable para sentarte a disfrutar de un buen libro.

No te pierdas: la sopa de hongos y la mermelada de flor de Jamaica.

Para cenar como rey, ve a Tierra y Cielo, el restaurante galardonado de la chef Martha Zepeda, que está dedicado a rescatar y promover los sabores regionales chiapanecos. Todos sus ingredientes son obtenidos a través del comercio justo local y buscan contribuir a la sustentabilidad de las comunidades que los proveen.

No te pierdas: el mole coleto y la sopa de pan.  

Para algo más internacional, San Cristóbal tiene una sorprendente oferta de opciones. Comida italiana, la Madama Do Re o la Trattoria; tapas y vino, La Vina de Bacco o Inter Vino; tailandesa, Comida Thai.

Bebidas de dioses

Como la bebida es tan importante como la comida, en San Cristóbal hay cuatro elíxires que te van a llevar a las nubes.

Café

Chiapas es famoso por la alta calidad de su café, tan aromático y puro que es famoso en todo el mundo. Una buena opción para probarlo es en las tres sucursales de Carajillo, que ofrecen café orgánico cultivado en San Andrés Larrainzar, toda una delicia.

Chocolate

Para la civilización maya, el cacao era uno de los tesoros más preciados de la tierra y una bebida, literalmente, de dioses. Prueba el de Cacao Nativa, hecho con cacao artesanal de la región de Soconusco, orgánico, sin conservadores y con ingredientes naturales. Los hay de distintos grados de amargura y mezclados con canela y otras especias. Si quieres probar algo nuevo, pide el tascalate (una bebida típica a base de cacao, achiote, maíz y azúcar) o el pozol de cacao (una bebida prehispánica a base de maíz fermentado).

Pox

El licor regional de San Cristóbal es el pox, un destilado de caña de azúcar, maíz y trigo, muy utilizado en las ceremonias de los tzeltales y tzotziles. En los últimos años, sin embargo, se ha convertido en una bebida popular en la ciudad y lentamente se ha expandido por el país. Aunque lo puedes probar en muchos bares y tiendas, si quieres comprar una botella te recomendamos ir a la Posheria, en donde tienen disponible en sabores como durazno, nanche, piña o Jamaica. Está en el Andador Real de Guadalupe #46-A.

Guía de San Cristóbal de las Casas para apapacharse

Como me veo, te verás

Además de todo lo anterior, si algo tiene San Cristóbal es un potencial extremo para las compras y el chachareo. Aquí te dejamos algunos lugares para llevarte un poquito de la belleza del Pueblo Mágico a casa.

Mercado de dulces y  artesanías

Como en todo pueblo, no puede faltar una visita a su mercado, que en el caso de Sancris junta dos de las mejores cosas de un viaje: los dulces y la artesanías. Ya sea que prefieras suspiros y melcochas, o cinturones y blusas tejidas a mano, aquí seguro saldrás con más cosas de las que deberías.

Taller de Leñateros

Este colectivo editorial formado por artistas mayas se dedica a la producción de libres tradicionales y de arte, hechos con desperdicios orgánicos, como ramas o musgo. Sus artistas ilustran historias ancestrales y hacen su propio papel, todo mediante procesos 100% artesanales.

Cooperativa de Sna Jolobil

Una de las cooperativas más magníficas –y caras- de San Cristóbal, está conformada por más de 800 tejedoras de 20 comunidades indígenas dedicadas a crear textiles tejidos con telar de cintura, bordados a mano y otras manifestaciones artísticas, su intención es honrar y rescatar la estética maya. Cada pieza es única  y hecha con materiales tradicionales.

Maya Kotan

La iniciativa de comercio justo Maya Kotan es un taller y tienda de textiles en la que participan cuarenta artesanas. Ofrecen bufandas, chales, huipiles, fajas, complementos personales y todo tipo de textiles para el hogar.

Huellas que trascienden

Este es un centro dedicado a los textiles y el café, producidos por artesanas y agricultoras locales. Tiene como finalidad contribuir a la economía familiar de las comunidades y dar a conocer la belleza del arte del tejido en telar de cintura.

¿Listo para apapacharte a gusto?

Y ya que andas por el sur del país visita Oaxaca, aquí te decimos que hacer.

Más de Pueblos mágicos

Equipo editorial

Facebook

Populares

Etiquetas

Subir