Conectate con nosotros

Lugares del Estado de México que debes visitar con los cuates

Lugares del Estado de México que debes visitar con los cuates

Lugares del Estado de México que debes visitar con los cuates

El Estado de México se ubica en el corazón de México. En el centro del país, y abarca en toda su extensión, magníficos paisajes naturales que albergan zonas arqueológicas. Cinco Pueblos Mágicos y muchos más con encanto y brillo propio.

Es un destino para las andanzas. Para recorrerlo sin prisa y dejarse impresionar por su historia empapada. A través de los siglos, por la influencia precolombina después por el virreinato que dejó algunos de los templos, conventos y palacios más bellos, no solo del estado, sino de todo el país.

 

 

1.Dejarse envolver por la magia de Valle de Bravo

Valle de Bravo se ubica a menos de dos horas de la Ciudad de México y es uno de los Pueblos Mágicos más buscados por el turismo gracias a su amplia oferta ecoturística y pintoresco entorno. Uno de sus más grandes atractivos es su imponente laguna y vegetación, los cuales provocan que los visitantes se olviden del estrés y se internen en sus paisajes naturales y se pierdan en sus calles empedradas hasta llegar a la Plaza Principal. En este punto no dejes de visitar la Parroquia de San Francisco de Asís con su campanario del siglo XVI y sus columnas de cantera decoradas; y el Jardín Central coronado por un quiosco que presenta columnas de madera.

  • Pídete un esquite con camarones o sencillito, mientras disfrutas del ambiente de Valle, siéntate en una banca y disfruta de su vida cotidiana, que combina habitantes locales, muchos otros que tienen segundas residencias y turistas que encuentran aquí paz y relajación.
  •  Llegada la hora de comer o de cenar acércate a su amplia oferta de restaurantes, los hay para todos los bolsillo y de verdad, créamelo, se disfruta igual comerse unas campechanas o un tamal de mantequilla en el centro, que probar alta cocina con una buena copa de vino. Aquí hay para todos los gustos y edades
  • Por algo Valle de Bravo es todo un consentido, y por último les recomendamos no dejar de ir al mercado de artesanías y recorrer las tiendas del centro donde encontrarán artículos únicos, desde los más clásicos, hasta los diseños más innovadores.

2.Conmoverte con la belleza de Tepotzotlán

Llegamos a otro Pueblo Mágico del Estado de México, un tesoro colonial en toda la extensión de la Palabra: Tepotzotlán.

Poco antes de llegar a la caseta de cobro de Querétaro se ubica este pintoresco destino que posee una obra maestra del barroco mexicano: el Ex Convento de San Francisco Javier, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, que también alberga el Museo Nacional del Virreinato, uno de los mejores del país. Estos sitios son un motivo suficiente para visitar este bello municipio mexiquense, sin embargo imagina combinar esta experiencia con un conciertos de órgano o presentaciones corales en el espléndido templo, todo es posible, solo chequen muy bien el día de su visita para la aprovechen al máximo.

En diciembre esto se pone de rechupete porque se llevan a cabo las famosísimas pastorelas que dirige desde hace muchos años el actor Roberto Sosa, no pueden perderse la oportunidad de asistir a una y después tomarse un ponche o algún platillo típico en alguno de los restaurantes que rodean la plaza.

Y ya si van con niños en las cercanías está el Parque Ecológico Xochitla así que pueden desayunar ahí tempranito, pasar un par de horas en los espacios recreativos de este lindo lugar y después terminar un día fabuloso en Tepotzotlán.

3.Disfrutar Teotihuacán volando, a pie o en bici

Teotihuacán no necesita presentación, es un sitio obligado para todo el turismo internacional que llega a nuestro país y un sitio preferido también de todos los mexicanos.

¿Hace cuanto que no van a la zona arqueológica de Teotihuacán? Siempre es una experiencia muy enriquecedora, pero fíjense que ahora es posible contemplarla desde las alturas en un globo aerostático o en bicicleta, ¿cómo la ven?

Así como lo oyen hay nuevas maneras de acelerar la adrenalina y la emoción de encontrarse con la Ciudad de los Dioses, una de las mayores demarcaciones de Mesoamérica durante la época prehispánica. Disfruta la sensación de libertad al flotar con el viento sobre las majestuosas pirámides del Sol y de la Luna, no digas miedo, relájate y admira el Valle en ésta, la forma más antigua de volar.

Las empresas que ofrecen esta experiencia, y cuyos pilotos deben estar certificados, tienen como punto de encuentro la ciudad de México, de ahí salen entre 5:30 y 6:00 de la mañana. Y es que el vuelo se lleva a cabo al amanecer en San Francisco Mazapa, a un costado de las Pirámides ya que las primeras tres horas después de que sale el Sol son las más indicadas para poder elevar estas aeronaves y la travesía puede durar de 45 minutos a una hora y media.

4.Pasar el día en la Marquesa

Uno de los paseos familiares consentidos de todos los que vivimos cerca del Estado de México es el que se puede realizar en la zona boscosa de La Marquesa. Esta bella reserva natural está a 34 kilómetros de distancia del Distrito Federal y comprende 1,760 hectáreas donde es posible la práctica de montañismo o si lo prefieren adentrarse al obelisco que conmemora la batalla comandada por el cura Miguel Hidalgo, en el Monte de las Cruces. En el llamado también Parque Nacional Miguel Hidalgo tendrás a tu disposición toda una caravana de merenderos, los cuales son muy asediados tanto por quienes llegan a pasar el día a esta zona boscosa, como por los que sólo van de paso.

No lo nieguen, ¿quién no se ha echado ahí unas “quecas” de cecina de masa azul con su sopa de hongos, pal frío?

Un sitio verdaderamente concurrido y además es un escaparte para días en familia, los niños pueden montar a caballo, rentar mini motos o andar en bicicleta en un escenario boscoso francamente accesible y bello. Siempre es buena ocasión para visitar La Marquesa.

5. Admirar el talento artesanal de Metepec

El Pueblo Mágico de Metepec es reconocido nacional e internacionalmente como uno de los principales centros alfareros del país y cuenta con el registro de marca para sus piezas de barro, como el conocido Árbol de la Vida. Esta localidad es una verdadera delicia para caminarla, visitar los talleres y hablar con los creadores que siempre están dispuestos a explicar sus técnicas, vaya, es un inolvidable viaje al mundo de la creatividad popular.

Y para que la caminata valga aún más la pena, váyanse al cerro de los Magueyes hasta la ermita, en cuyos alrededores se han hallado enterramientos prehispánicos. No saben lo lindo que es Metepec, no pierdan la oportunidad de recorrerlo y desde luego de adquirir alguna de sus artesanías, puro talento mexiquense.

Estado de México: mejores sitios para visitar y disfrutar

6.Impresionarte con las Grutas de la Estrella

A 12 kilómetros del Pueblo con Encanto, Tonatico, se encuentra un regalo único de la naturaleza: las Grutas de la Estrella. Esta zona declarada área natural protegida, es un sistema de cuevas y galerías formadas desde hace miles de años por la erosión de las filtraciones y corrientes subterráneas de los cerros calcáreos del sur del Estado de México.

Para encontrarte con las caprichosas formaciones de estalactitas y estalagmitas es necesario descender por unos 400 escalones bien acondicionados e iluminados que te irán sumergiendo, a través de sus senderos, a una experiencia realmente impresionante. Siempre de la mano de un guía, en este recorrido que dura alrededor de una hora, conocerás más a fondo este fenómeno natural a la vez que, con un poco de imaginación encontrarás las más variadas formas y siluetas.

7. Subir al cráter del Nevado de Toluca

El volcán de Xinantécatl, mejor conocido como el Nevado de Toluca es el único en el mundo a cuyo cráter se puede llegar por carretera. Se ubica a 48 kilómetros al suroeste de la ciudad de Toluca y se levanta a una altura de 4 mil 558 metros sobre el nivel del mar. Para llegar desde Toluca hay que tomar la carretera de Temascaltepec hacia el pueblo llamado Las Raíces, camino que conduce directamente hacia el cráter. Eso sí, si van en auto tendrán que dejarlo en la caseta de Los Venados, para después seguir caminando una distancia de 2 kilómetros hasta dicho punto.

Durante primavera y verano mucha gente acude hasta aquí a pescar truchas e incluso, previa autorización es posible bucear. Pero lo mejor de todo es caminar y contemplar la naturaleza y las panorámicas que nos regala este coloso. En invierno la experiencia casi siempre se pinta de blanco y es de lo más divertido ir con toda la familia a jugar con la nieve, pero también lo disfrutan al máximo los expertos en alpinismo y ciclismo de montaña.

8. Disfrutar de los Pueblos con Encanto mexiquenses

Son muchas las virtudes que los Pueblos con Encanto del Estado México tienen que ofrecer al turismo. Muchos de ellos, sobre todo los que se ubican al norte de la entidad conservan su autenticidad y carácter pintoresco, lo que los convierte en sitios ideales para ir a visitarlos con toda la familia. Y para muestra basta un botón: Villa del Carbón, El Oro, Aculco y Temascalcingo, son Pueblos que en medio de paisajes boscosos ofrecen la tranquilidad que necesitas para olvidarte del estrés y disfrutar su sabor colonial:

  • En Temascalcingo, cuna del paisajista mexicano José María Velasco, podrás disfrutar sus temascales y aguas termales.
  • Mientras que en Aculco te espera maravillarte con sus notables riquezas naturales y paisaje de columnas basálticas.
  • Villa del Carbón es también un lugar sumamente pintoresco, es considerada una de las villas más hermosas del Estado de México.
  • Mientras que en El Oro encontrarás todo un legado mazahua, además muy cerca de ahí se encuentra San José del Rincón, santuario de las mariposas monarca.

Y dicho todo esto, ¿qué tanto conocen el Estado de México? Armen su propia ruta por el norte del estado y déjense encantar por todos estos pueblos.

Llévense alguna artesanía a casa, deléitense con su gastronomía y sobre todo respiren aire puro en sus escenarios naturales.

9. Recorrer los santuarios de la mariposa monarca

Los bosques vivos del Estado de México se visten esta temporada. Como cada año, de anaranjado por la llegada de la Mariposa Monarca. A partir del mes de noviembre y durante todo el invierno las mariposas hacen su arribo para hibernar. Hacen un recorrido de más de 6 mil kilómetros desde Canadá y Estados Unidos.

Los santuarios forman parte de la Reserva de la Biosfera de la Mariposa Monarca en el Estado de México. Cada uno alberga entre siete millones y 20 millones de mariposas, todo un espectáculo natural que estamos seguros, los conmoverá. La caminata puede ser en los santuarios “Ejido el Capulín”, en el Municipio Donato Guerra; “Piedra Herrada”, en Temascaltepec, que está muy cerca de Valle de Bravo y “La Mesa”, en San José del Rincón, y nos ofrecen el mejor motivo para introducirnos en el bosque de coníferas.

Verán que se olvidarán del cansancio y solo sentirán mucha adrenalina y emoción de sentir el cosquilleo del movimiento de las alas de estos singulares huéspedes, no hay que ser un aficionado al ecoturismo para presenciar este espectáculo, váyase con toda la familia desde temprano para que puedan ver a las mariposas más activas por el calorcito, solo hay que llevar zapatos cómodos y una buena chamarra. Un fenómeno de la naturaleza que no podía estar fuera de nuestro conteo, sin duda alguna.

Entra al sitio oficial de este destino mágico.

10. Empaparse de cultura y diversión en Malinalco

Para cerrar con broche de oro este Top Ten por el Estado de México, llegamos directamente hasta el Pueblo Mágico de Malinalco.

El cual se ubica a solo 104 kilómetros del centro de la Cuidad de México y 69 de la ciudad de Toluca. En este colorido destino mexiquense donde convive el pasado prehispánico con el colonial descansan los vestigios de una escultura de un guerrero águila. Es más, solo por eso vale toda la pena una visita a este místico lugar.

Vívelo para creerlo

Por si te interesa: visita Travel Report para conocer más.

¡Conoce más del Estado de México!

Más de Nacionales

Equipo editorial

Facebook

Populares

Etiquetas

Subir