Conectate con nosotros

Para que no me olvides: Cuernavaca

Para que no me olvides: Cuernavaca

Para que no me olvides: Cuernavaca

Adoradas amigas:

Parece que fue ayer cuando nos reunimos la última vez, hacía el eterno calor de siempre y prometieron regresar el siguiente fin de semana, pero la vida ha detenido por un momento nuestros encuentros para traer consigo aprendizajes y permitir que nos extrañemos.

Y hoy que el mismo sol nos alumbra en la distancia, quiero enviarles una cajita de recuerdos, para que no me olviden.

Les he incluido una hermosa buganvilia, para que recuerden que aquí siempre es primavera.

Les hará gracia recibir una pluma, pero cuando recuerden las fiestas pasadas lo comprenderán por completo.

Acepten también esta cruz, en recuerdo de las veces que recorrieron mis rincones religiosos más emblemáticos para conocer parte importante de mi historia.

Reciban estas semillas, para que siembren en casa impresionantes jardines y así rememoren los míos, que las enamoraron a primera vista.

Les mando también algunas especias, para que sazonen su cocina en casa, pero con mi sabor.

Cabe también esta secuencia de imágenes, en las que la abundancia de mis parajes naturales se refleja.

Y en estas tardes calurosas les vendrá bien estas gotas de rocío, del que ha refrescado sus visitas en edenes curativos.

Para endulzar sus oídos reciban esta cajita de música, que contiene una melodía inspirada en este paraíso al ritmo de la rondalla.

Por último, les envío algunos pensamientos de mi gente plasmados en papel, familias enteras que las esperan con los brazos abiertos para mostrarles de nuevo la abundancia de esta tierra.

Yo también voy a abrazarlas en cuanto las vea, porque ya las extraño.

Con todo mi cariño, su amiga Cuernavaca, la eterna primavera.

Para que no me olvides

Los detalles de esta carta

1. La autora envía una bugambilia a sus amigas para recordarles que en Cuernavaca siempre es Primavera, y esto se debe al favorable clima que tiene la ciudad durante todo el año.

De hecho, se le conoce como La ciudad de la eterna primavera al igual que a otras ciudades del mundo como Caracas, Venezuela, Quito, Ecuador o Medellín en Colombia por mencionar solo algunas.

Los meses más calurosos en Cuernavaca son abril y mayo, y en general, la temperatura varía de los 10 °C a los 31 °C y rara vez baja a menos de 7 °C o sube a más de 34 °C, refrendan este mote o apodo.

Y a pesar de las lluvias, que se dan de forma abundante de mediados de mayo a fines de octubre, la ciudad conserva su calidez y se beneficia de ésta.

Incluso, Cuernavaca es un destino ideal para los amantes de la herbolaria y las plantas medicinales por su variedad y riqueza natural.

Para darse solo una pequeña idea de la abundancia y variedad de flora que habita en Cuernavaca, basta visitar sitios como el Jardín Etnobotánico de Cuernavaca, gestionado por el Instituto Nacional de Antropología e Historia y dedicado a conservar y preservar las plantas más grandes del país que forman parte del conocimiento en Herbolaria.

Y también está el Museo Jardín Borda, que exhibe la flora y fauna de la ciudad de Cuernavaca y en donde se dice, se sembraron los primeros árboles de mango de la Nueva España.

Eterna primavera

2. ¿Por qué enviar una pluma? muy sencillo, porque esta representa los trajes típicos de los Chinelos, que en temporada de carnaval son la estrella de las calles.

El carnaval de Morelos es uno de los más representativos de México, pero se diferencia del resto por su tradicional baile, Brinco del Chinelo.

Esta danza surgió como una burla de los indígenas a la élite española y es posible ver a los Chinelos bailando aun cuando no es época de carnaval en distintas zonas del estado y no solo en Cuernavaca.

Chinelo en náhuatl zineloquie significa disfrazado, y es así como los hombres aparecen en este otro de los bailes típicos de México interpretados solo por hombres.

Las máscaras de los Chinelos son blancas y llenas de barba y sus vestuarios tan laboriosos que resulta complicado entender cómo pueden danzar con tanto peso y adorno.

Danza del Chinelo

3. La cruz mencionada en esta carta representa otro de los símbolos de Cuernavaca y de todo el estado de Morelos, su Ruta de los conventos, recintos religiosos construidos durante el siglo XVI.

Hay que tener en cuenta que los conventos de Morelos se localizan en los municipios de Cuernavaca, Tepoztlán, Oaxtepec, Tlayacapan, Totolapan, Atlatlahucan, Yecapixtla, Ocuituco, Tetela del Volcán y Zacualpan de Amilpas.

Simplemente, para empezar, en Cuernavaca se pueden conocer sitios históricos como el Ex Convento de la Asunción de María, que en 1891 se convirtió en la Catedral de Cuernavaca. en el que también se encuentra el Palacio de Cortés, de 400 años de antigüedad.

Ruta de los conventos

4. Las semillas que la autora de la carta envía a sus amigas para plantar hermosos jardines, hace que vengan a nuestra memoria de inmediato los bellos Jardines de México. 

En este sitio, localizado a 30 minutos de la ciudad de Cuernavaca, es posible contemplar el esplendor de la naturaleza reflejado en 8 hermosos jardines temáticos, distribuidos en una extensión de 51 hectáreas

Se trata de grandes jardines florales diseñados para provocar el asombro de quienes los visitan gracias a sus 193 millones de flores al año y más de 22 mil árboles.

Entre los más populares debido a su belleza están el Jardín estilo Italiano, el Jardín estilo Japonés, el Jardín de Cactáceas y el Jardín Tropical.

También destaca su restaurante, en donde se disfruta de excelentes delicias morelenses con vistas incomparables.

Jardines de México

5. Al enviar especias, la autora no podría referirse a algo distinto a la gastronomía, que no solo tiene a la cecina de Yecapixtla como su representante.

Cuando se está en Cuernavaca no hay que dejar de probar los moles, como el colorado con pollo, el mole de cacahuate, el ranchero o el estilo Morelos.

Otra de las delicias representativas son los mixiotes de conejo, el pescado en salsa de ciruela, las ranas capeadas y la gran variedad de tamales elaborados con hojas de milpa.

Para la cena o el desayuno, habrá que darle oportunidad a los tamales de frijol camagua, de capulín, nopal o hasta de mojarra.

Y otras delicias imperdibles de la gastronomía de Cuernavaca son el Adobo de puerco, las Tostaditas de tuétano o los Tamales de mojarra.

Si quieres un tentempié, son muy socorridos los esquites, así como las nieves de fruta, de pétalos de rosas, vainilla, elote y arroz.

Gastronomía morelense

6. La escritora de la carta habla de una secuencia de imágenes, refiriéndose por supuesto al séptimo arte.

Y es que también el cine ha retratado los escenarios de este destino, como sucedió con la cinta Cuernavaca, del director Alejandro Andrade Paese.

En este drama, desarrollado en una típica casona de Cuernavaca, un adolescente debe vivir en casa de su amargada abuela debido a que su madre se accidenta.

Entre el rechazo, la timidez de su etapa de desarrollo y la búsqueda de su padre,  el adolescente encuentra un amigo en el jardinero de la casa, quien es un tipo de poco fiar.

Película

7. Al hablar de unas gotas de rocío, nuestra autora muy posiblemente se refiere a la cantidad de centros de aguas termales y balnearios que hay en las cercanías de Cuernavaca, especialmente en el municipio de Cuautla.

Se trata de centros de esparcimiento familiar que los visitantes acostumbran a veces atiborrar durante los fines de semana en busca de diversión y relajación bajo el sol.

Algunos de los más populares son por ejemplo, El Rollo, Los Amates, Six Flags Hurracaine Harbor, Las Estacas y Agua Hedionda, estos dos últimos, destacan por las propiedades curativas de sus aguas.

Aguas termales

8. A través de una cajita de música, la escritora de estas líneas manda a sus amigas una melodía amenizada por la rondalla.

Es muy probable que se refiera al tema de amor En Cuernavaca fue, entonado por la Rondalla Bugambilia incluida en su disco Serenata en Cuernavaca. 

La agrupación surgió a principios de los años 70 con apoyo del Ayuntamiento de Cuernavaca y también interpretan temas como Voy a Cuernavaca, Noches de Cuernavaca y Morelos, mi tierra.

Bugambilia

Más de México

Equipo editorial

Facebook

Populares

Etiquetas

Subir