Connect with us

10 imperdibles para foodies en la provincia de Quebec

10 imperdibles para foodies en la provincia de Quebec

¿Estás buscando un nuevo destino para expandir tus horizontes gastronómicos y degustar sabores únicos e inolvidables? ¡Entonces la provincia de Quebec es para ti! Desde Abitibi-Tèmiscamingue hasta las Islas de la Madeleine, cada mesa y platillo es una aventura culinaria, gracias a sus excepcionales terruños y a la riqueza de su tierra, su río y su mar. Todo lo anterior, aunado a la creatividad de sus chefs, su mestizaje cultural y el arduo trabajo de sus pequeños productores, ha dado a pie a una revolución gastronómica que hay que conocer, y claro, probar. Y, para ello, nada como las siguientes 10 experiencias imperdibles para foodies de Quebec.

1. Probar sus platillos clásicos

En la provincia de Quebec, cada ciudad y población tiene un platillo icónico, que le da una fama especial en el resto del país. En Montreal, por ejemplo, están el clásico poutine (a base de papas a la francesa, gravy y queso) de Chez Claudette o de La Banquise; el sándwich de carne ahumada de Schwartz’s Montreal Hebrew Delicatessen o los bagels de Saint-Viateur; en Eastern Townships, el queso artesanal; en Lac-Saint-Jean; el pay de carne Tourtière; y en Gaspesie, los productos del mar, como bogavante, cangrejo de las nieves, camarones y almejas. Para averiguar qué es eso que sí o sí tienes que probar, ¡no temas preguntarle a los locales!

2. Explorar sus mercados

Para descubrir la esencia de un lugar y sus sabores más tradicionales, nada como visitar alguno de sus mercados públicos. En ellos, encontrarás una colorida exhibición de los productos más suculentos de sus regiones, con todo desde frutas y verduras de temporada hasta pan artesanal, pescados y mariscos, conservas, cervezas y embutidos. Entre sus alternativas más afamadas se encuentran los mercados de Jean-Talon y Atwater, en Montreal; Vieux-Port y Les Halles Sainte-Foy, en Quebec City; y el Gran Mercado de Charlevoix, en Charlevoix.

3. Recorrer sus rutas culinarias

Una de las mejores experiencias que ofrece la provincia de Quebec son sus roadtrips, especialmente aquellos cuyas rutas están centradas en la gastronomía de una región. Hay dos tipos de rutas: las que se enfocan en un producto en especial, como la del vino, en Eastern Townships; o de la cerveza, en L’Est du Quebec; y las que exploran la oferta culinaria de una zona específica. De las alrededor de veinte rutas disponibles, tres de las más llamativas son: el Chemin du Terroir, en Las Laurentides, que combina el turismo agrícola con la cultura, la herencia de la zona; el Countryman’s Tour, una ruta que recorre 197 kilómetros de la región de Montérégie, pasando por paisajes majestuosos y ofreciendo múltiples actividades, como recolección de moras y manzanas, visitas a viñedos, sidrerías, ganaderías y hasta campos de lavanda; y la Ruta del sabor de Charlevoix, ideal pora probar sidra, cerveza hecha a la usanza tradicional, quesos, chocolates, carne orgánica y productos agrícolas.

4. Degustar sus bebidas

Con una importante producción de vinos, cervezas, sidras y licores, Quebec tiene un sinfín de opciones para acompañar tus platillos preferidos. En el caso del vino, esta provincia cuenta con alrededor de 100 viñedos distribuidos en 15 regiones (especialmente Eastern Townships y Monterégie), que producen vinos de múltiples variedades de uvas, como Eona, Seyral, Vidal, Chancellor, De Chaunac, Maréchal Foch y St. Croix. La cosecha se lleva a cabo en septiembre, pero siempre es posible asistir a catas y maridajes.

Pasando a la cerveza, Quebec es hogar de alrededor de 150 microcervecerías que utilizan técnicas europeas y largas fermentaciones para crear cervezas únicas tipo lager, pilsener, porter, stout y de trigo, como Don de Dieu de Unibroue, La Corriveau de the Microbrasserie Le Bilboquet, L’Hérisson-brassin de the Microbrasserie Le Trou du diable, que han ganado premios internacionales, entre otras.

Finalmente, está la sidra, una de las bebidas más conocidas de Quebec y producida a partir de la manzana. Esta provincia cuenta con una amplia variedad de huertos y cerca de 30 sidrerías, muchas ubicadas en la región de Montèrègie. Además de visitar estos sitios, vale la pena asistir al Mondial des Cidres, en Montreal, un evento dedicado a esta refrescante bebida.

5. Enamorarte de sus cabañas de azúcar

En Quebec, la llegada de la primavera implica también el inicio de la temporada de maple, que se vive al máximo en las encantadoras “cabañas de azúcar”, en donde los expertos transforman la savia de los arces en deliciosa miel. En ellas, se sirven delicias culinarias preparadas con maple, como jamón, habas horneadas, hot cakes, salchichas y mucho más, y platillos salados como sopa de chícharo y tocino para balancear los sabores. De postre, los clásicos son el pay de maple y el tier sur niege (miel hirviendo sobre nieve fresca y luego enrollada como paleta). La experiencia se complementa con música tradicional regional. De todas las cabañas de azúcar, dos de las más queridas son la de Chez Dany, ubicada en Trois-Rivières, entre Montreal y Quebec; y Sucrerie de la Montagne en Montèrègie. ¡Entra aquí para conocer más opciones!

6. Descubrir el mundo de sus quesos

Azules, suaves, maduros, frescos, con corteza… Quebec cuenta con una oferta con más de 500 variedades de quesos que complacen a cualquier paladar. Para entrar a su mundo y disfrutarlo al máximo hay varias opciones, dependiendo del tipo de experiencia que se esté buscando. La más sencilla es visitar alguna de las queserías que abundan en cada población, en donde los artesanos crean quesos que ganan premios internacionales, tales como la Fromagerie des Grondines, en Quebec City; la Laiterie Charlevoix, en Baie-Saint-Paul; o La Fromagerie Blackburn, en Jonquière. Muchas queserías ofrecen recorridos guiados y talleres, así como maridajes con vino o sidra, que ofrecen un acercamiento un poco más profundo a la complejidad de sus sabores.

7. Disfrutar su abundancia de restaurantes

Con miles de restaurantes de cocina canadiense e internacional, en la provincia de Quebec nunca hace falta dónde comer. Están, primero, los excepcionales cafés y restaurantes de las grandes ciudades, enfocados tanto en los platillos de la tradición francesa como en las nuevas propuestas y tendencias de la cocina mundial, así como en los sabores de sus inmigrantes. Por otro, están los restaurantes campestres, que funcionan bajo el concepto “del campo a la mesa” y cuyo éxito se debe a la magnífica calidad de sus ingredientes; y los restaurantes de las poblaciones ribereñas y costeras, que utilizan pescados y mariscos frescos para crear menús para chuparse los dedos.

8. Hospedarse en una granja

Para conocer más a fondo el origen de las delicias culinarias de Quebec y, de paso, disfrutar de la tranquilidad del campo, nada como pasar la noche en una granja o una posada campestre. Durante tu estancia, podrás no sólo interactuar con los productores y aprender acerca de su estilo de vida, sino disfrutar de desayunos espléndidos y hasta elegir tus propios productos directamente del campo de cultivo. ¡Llevando el concepto “del campo a la mesa” a su máxima expresión!

9. Asistir a sus festivales culinarios

A lo largo del año, en Quebec,  se realizan varios atractivos eventos gastronómicos en los que participan chefs, panaderos, chocolateros, queseros, cerveceros y muchos otros productores con la finalidad de dar a conocer su oferta. Algunos ejemplos son el Festival de las Cervezas en Laval, la Débâcle de Charlevoix, la Fiesta del Arce de Quebec, o el Tremblant Gourmaund, así como los festivales regionales de Nunavik, dedicados a las tradiciones de los inuit; y del arándano azul, en Saguenay-Lac-Saint-Jean. ¡Cada uno es todo una experiencia!

10. Consentirse en una chocolatería

¿Amante del chocolate? Entonces Quebec no te va a decepcionar, pues tiene más de 120 chocolaterías que brillan por su técnica, su maestría y sus ingredientes. Y, aunque solamente degustar esta delicia de dioses es suficiente, para aprender un poco más de sus procesos se puede participar en algunos de los talleres y catas que ofrecen sitios como Chocomotive, en Montebello, y Confiserie Bromont, en Bromont. ¡Encuentra tu favorito!

Y así como estos 10 imperdibles para foodies, la provincia de Quebec tiene mucho más por probar, descubrir y disfrutar. Entra aquí para saber más!

Más de Canadá

Subir