Connect with us

Las obras que no te puedes perder en el Museo del Louvre

Las obras que no te puedes perder en el Museo del Louvre

Internacional

Las obras que no te puedes perder en el Museo del Louvre

Las obras que no te puedes perder en el Museo del Louvre

Entrar al Museo del Louvre, el más visitado del mundo, significa un encuentro con las obras que han marcado la historia del arte a nivel mundial, incluyendo la Gioconda, la delicada figura de la Venus de Milo o el Código de Hamurabi.

Visitarlo puede llegar a ser muy abrumador, imagínense: su colección es de ¡35,000 piezas! necesitarías al menos dos días para recorrerlo completo. Así que antes de visitarlo, lo mejor es planear con anticipación tu recorrido.

Por esa razón, te decimos cuáles son las diez obras imperdibles que tienes que incluir en tu primera visita al Louvre:

Código Hammurabi

Código Hammurabi

Para empezar, te comento que el Museo del Louvre está dividido en tres plantas, así que por obvias razones comenzaremos con las obras que se encuentran en la planta baja.

Código de Hammurabi:

En la sala tres se encuentra el Código de Hammurabi, una pieza originaria de Mesopotamia que data del año 1750 a.C. Se trata de una piedra basáltica negra de dos metros y medio de altura donde se halla escrito el documento legal conocido más antiguo del mundo.

Ya que conociste cada detalle del primer conjunto de leyes de la historia, puedes continuar hacia la sala cuatro. Una vez aquí, dirígete hacia el Toro Alado, una colosal figura que formaba parte del palacio del rey Sargón II de Jorsabad.

Llegó el momento de apreciar la delicada belleza de la Venus de Milo, ubicada en la sala dieciséis, se trata de una figura de casi dos metros que encarna el ideal de la belleza clásica.

La Gioconda

La Gioconda

La Gioconda:

Es hora de subir a la primera planta y dirigirte a la sala seis, donde verás la obra más conocida y más vista del Louvre, La Gioconda. Una vez que hayas descubierto el gran misterio que guarda su sonrisa, es momento de pasar a la sala veintidós.

Estarás presenciando una de las estatuas más representativas del Imperio Antiguo de Egipto, el Escriba Sentado. Ahora pasa a la sala doce, aquí podrás apreciar un óleo monumental que lleva por nombre Bodas de Caná de Paolo Caliari, una pintura que retrata un momento bíblico realizado por Jesús.

Vale la pena tomarse un momento en el descaso de la escalera Daru, aquí se encuentra la majestuosa representación de la diosa Niké, una de las obras cumbres del museo.

La Encajera:

En la segunda planta, justo en la sala treinta y ocho, te encontrarás frente a La Encajera, una pintura de Johannes Vermeer; aquí puedes apreciar el tratamiento de la luz y la perfección de cada detalle del cuadro. Continúa ahora hacia la sala dieciocho y admira la sala completa, llamada sala Rubens, hallarás un total de veinticuatro óleos los cuales en el pasado formaron parte de la decoración de la Galería Médicis.

En la sala sesenta admira la pintura que lleva por nombre Baño Turco, de Jean Dominique Ingres, considerada una de las obras precursoras de la pintura moderna.

Solo una cosa más, si quieres evitar filas te aconsejo comprar los boletos con anticipación o comprar un Paris Museum Pass, con él podrás pasar directamente a la entrada principal.

Seas amante del arte o no, el Museo del Louvre es una visita obligada. Así que toma en cuenta estas recomendaciones, con ellas será posible ver en tiempo récord las obras clave del museo, y así seguir disfrutando de París.

Y si piensas recorrer la Torre Eiffel, aquí te decimos lo que tienes que tomar en cuenta antes de ir a este monumento.

Más de Internacional

Subir