Connect with us

Leyenda Urbana: La Masacre en la Casa de Don Joaquín Dongo

Leyenda Urbana: La Masacre en la Casa de Don Joaquín Dongo

Nacionales

Leyenda Urbana: La Masacre en la Casa de Don Joaquín Dongo

Leyenda Urbana: La Masacre en la Casa de Don Joaquín Dongo

Pasas por la calle de Donceles de nuestro querido Centro Histórico y sientes una vibra muy extraña, cuidado de andar sólo de noche por este lugar, que te contaremos la siguiente leyenda urbana:

El 24 de octubre de 1789, la Ciudad de México fue testigo de uno de los crímenes más violentos que se han dado en el país. Esa mañana, desde muy temprano, la Ciudad se sumergió en el horror, después de que un cochero descubrió, en el número 13 de la calle de Cordobanes (hoy Donceles), once cadáveres que habían sido salvajemente asesinados a machetazos. Eran los cuerpos de las personas que, en ese momento, se encontraban en la casa de Don Joaquín Dongo: el lacayo, el cochero, los dos porteros, un indio mensajero, un primo de Dongo, la galopina, la cocinera, la lavandera, el mismo Joaquín Dongo y hasta el perico de la casa. En total once personas, y una mascota, que fueron brutalmente asesinadas sin que nadie viera a alguien entrar o salir de la casa.

En ese tiempo, el Virrey Revillagigedo acababa de empezar su mandato, y estaba dispuesto a poner en orden a Nueva España. Es por eso que dispuso de todos los recursos necesarios para que se encontrara a los culpables de la masacre más grande que se había visto en el México Colonial. Las autoridades hablaron con diferentes médicos y afiladores para tratar de conocer el paradero de los misteriosos asesinos, pero no daban con ninguna pista real. Sin embargo, unos días después de haber iniciado con las investigaciones, un informante anónimo dio aviso de un hombre en cuya cinta de cabello “brillaba una gota de sangre”. En cuanto recibieron el informe, las autoridades se dedicaron a buscar al hombre, hasta que arrestaron a Felipe María Aldama.

Tiempo después también capturaron a Joaquín Antonio Blanco y Baltasar Dávila y Quintero los dos presuntos cómplices de Felipe María Aldama. Las únicas pruebas con las que contaban, para demostrar que ellos eran los asesinos, era una mancha de sangre en la cinta de cabello y otra en un sombrero. Durante los interrogatorios los acusados fueron torturados, aun así, nunca admitieron haber asesinado a Don Joaquín Dongo y a las otras diez personas. Y, a pesar de la falta de pruebas, fueron condenados a una ejecución pública.

Mucha gente no podía creer que los tres acusados realmente fueran culpables de la masacre, a pesar de que el Virrey aseguró que en casa de los presuntos homicidas se encontró un “dinero faltante” en la escena del crimen. De hecho, según cuentan algunas publicaciones de la época, se dice que Don Joaquín Dongo había sido víctima de su codicia, pues años antes había vendido su alma al diablo para poder hacerse de dinero y poder; pero que, al no querer pagar su deuda al finalizar el plazo del trato, el mismo diablo llegó a la casa marcada con el número 98, en la calle de Cordobanes, a cobrar la deuda con las almas de todos los que se encontraban en el lugar.

 

Leyenda Urbana: La Masacre en la Casa de Don Joaquín Dongo

Desde la matanza en la Casa de Don Joaquín Dongo, los habitantes de lo que hoy es el Centro Histórico, aseguran que, en las noches más obscuras (y especialmente el 24 de octubre), se puede ver a Don Joaquín rondando por la calle de Donceles, entre Brasil y Argentina. Dicen que se para a unos metros de la que fuera su casa, y se queda esperando toda la noche, como si se encontrara vigilando el lugar. Otras aseguran que Don Joaquín regresa a la calle de Cordobanes en busca de algún incauto que pase por ahí, para tomar su alma y pagar su deuda eterna.

Hoy en día, el crimen de la casa de Don Joaquín Dongo ha pasado al olvido. Sin embargo, en una de las casas que se encuentra entre la calle de Brasil y Argentina, se puede encontrar una pequeña placa antigua del Catálogo de la Inscripción General de Monumentos Artísticos e Históricos, en la que se puede leer “En esta casa fue asesinado Dn. Joaquín Dongo, 1789”.

¿Qué opinas de esta leyenda urbana? ¡Conoce más lugares que te encantarán de la CDMX!

Más de Nacionales

Equipo editorial

Facebook

Populares

Etiquetas

Subir