Conectate con nosotros

¿Pagarías más por un vuelo o un restaurante sólo para adultos?

¿Pagarías más por un vuelo o un restaurante sólo para adultos?

¿Pagarías más por un vuelo o un restaurante sólo para adultos?

Los niños son una bendición, especialmente cuando son propios y no ajenos. Todo comensal o viajero, ha vivido la terrorífica experiencia de tener un niño pequeño llorando a gritos en la mesa de al lado o peor aún, en el asiento de atrás en un vuelo de más de ocho horas. Y, peor aún, cuando los padres del susodicho eligen simplemente ignorar el escándalo o fracasan estrepitosamente en su intento de hacer que deje de llorar. Esto es, entre muchas razones, el porqué de la existencia de restaurantes, hoteles y vuelos adult-only.

Restaurantes Adult-Only

Restaurantes y vuelos sólo para adultos

Restaurantes y vuelos sólo para adultos

Aunque es común encontrar hoteles exclusivos para mayores de 16 o 18 años, como los Secrets, de AM Resorts, hace unos años, solamente los restaurantes de gran lujo le negaban la entrada a niños pequeños. Pero últimamente, han abierto sus puertas más y más de este tipo de establecimientos.

Y es que hay un importante sector de la población a quien no le importaría pagar de más o restringirse a ciertos horarios para disfrutar de una comida en paz, y de paso, dándole también una oportunidad a los padres de niños con mucha energía de comer sin todas las miradas de reproche.

Vuelos Adult-Only

Restaurantes y vuelos sólo para adultos

Restaurantes y vuelos sólo para adultos

La tendencia de sólo para adultos se ha expandido hasta llegar al mundo de la aviación, especialmente en Asia, en donde aerolíneas como Air Asia, tienen zonas reservadas del avión exclusivas para mayores de 10 años. Por supuesto, en la mayoría de los casos hay que pagar más, pero pareciera que hay una público dispuesto a hacerlo.

¿Se vale?

Restaurantes y vuelos sólo para adultos

Restaurantes y vuelos sólo para adultos

La cuestión, sin embargo, no es tan sencilla, pues hay muchos factores que entran en juego. La principal, es por supuesto, la discriminación, pues es muy fácil cruzar la línea.

Las personas que están en contra, argumentan que no es adecuado negarle el acceso las familias por el simple hecho de tener hijos, ya sea tomando un vuelo o comiendo en algún restaurante.

También hay que considerar, especialmente al hablar de zonas reservadas para familias en los aviones, que no todos los niños son iguales. Y, naturalmente, muchos no agradecerían el tener que sentarse junto a niños escandalosos.

Otro argumento, pero desde un punto de vista comercial, es que es poco conveniente para las compañías el alienar a un sector entero de la población, especialmente al hablar del turismo. Las familias viajan, y viajan mucho.

A la vez, hay que considerar también que un vuelo o un restaurante libre de niños no es garantía de una experiencia pacífica, pues siempre está la posibilidad de encontrarse con algún adulto ruidoso, agresivo, ebrio o poco respetuoso, a los que, lamentablemente, todavía no se les puede restringir la entrada.

Y tú, ¿qué opinas al respecto?

Más de Actividades

Subir