Connect with us

10 razones para visitar la ciudad de Campeche

10 razones para visitar la ciudad de Campeche

Nacionales

10 razones para visitar la ciudad de Campeche

10 razones para visitar la ciudad de Campeche

razones para ir a campeche

Viajar a Campeche es mucho más que hacer un viaje largo al sur de nuestro, ya que sus historias, construcciones, tradiciones e infinidad de leyendas son un viaje por el tiempo y la historia.

10 razones para visitar la ciudad de campeche.

En los alrededores encontrarán los más impactantes paisajes naturales que les permitirán convivir con la fauna y flora, además de admirarse con las amplias ciudades mayas que perduran a través de las décadas escondidas en medio de la selva.

 Por su pesca deportiva

En sus costas podrán dedicarse a esta práctica, atrapando con sus cañas pámpanos, rubias y palometas, además de que si les gusta, en julio se realiza el Torneo Nacional de Sábalo, con más de 200 participantes. Muy cerca de la capital se encuentra la granja de cultivo de peces Punta Varaderos y el Club Náutico de Pesca Campeche Siglo XXI, donde disfrutarán de la pesca de especias como jurel y pargo, rodeados de hermosos paisajes.

Por su interesante pasado maya

Si lo que buscan es recordar los orígenes de la Península Yucateca, en la ciudad de Campeche escucharán leyendas prehispánicas y serán testigos de interesantes vestigios arqueológicos, todos originales, que cuentan sobre el paso de los Mayas por esta región. Existen alrededor de 300 asentamientos, entre los que destacan Edzná a 40 minutos de la capital y con un costo de entrada de $41 pesos y Calakmul a 4 horas de la misma y en medio de la selva, con un costo de entrada de $43 pesos.

En Edzná podrán deleitarse con el espectáculo de iluminación y sonido “La Luz de los Itzaes”, que se presenta los viernes y sábados a las 8 de la noche en verano y a las 7 de la noche en invierno, con un costo de $85 pesos por persona que ya incluye la entrada a la zona arqueológica. En la ciudad pueden visitar el Museo de la Arquitectura Maya, que tiene una colección de tallados y vestigios de antiguas construcciones, con un costo de entrada de $27 pesos.

 Por sus arraigadas tradiciones y costumbres

Nada como vivir en carne propia la cultura campechana, echándose un juego de Lotería en alguna plaza pública con todo y apuesta o visitar la ciudad en febrero para ser parte del animado Carnaval, con sus concursos de disfraces, sus carros alegóricos, sus desfiles y la famosa quema del mal humor, que está representado por la figura de un malvado pirata.

También pueden aprovechar para experimentar “La Campechanidad”, que se realiza cada agosto o el Festival Histórico de la Ciudad, que se lleva a cabo durante diciembre.

 Por sus maravillosas artesanías

Campeche no se queda atrás con las artesanías y en su capital encontrarán esas maravillas que se pueden llevar a casa como tejidos de palma jipijapa, artículos de concha y caracol, huipiles bordados, que son la vestimenta típica de las mujeres y por supuesto las cómodas y frescas hamacas. No será difícil toparse con estas joyas hechas a mano, pues las venden en mercados y galerías y en sitios especializados como la Centro Cultural Casa 6 y la Casa de Artesanías Tukulná.

Por su música y sus danzas

El ritmo que predomina es la famosa jarana, un ritmo alegre que se baila zapateando junto a su pareja, sin olvidar los elegantes danzones de la Península Yucateca que enamoran hasta a los más serios.

Por su amplia riqueza natural

La Reserva de la Biósfera de Calakmul es el espacio más grande de conservación del bosque tropical en México, hogar de jaguares, venados, tucanes, iguanas, mapaches, osos hormigueros, faisanes, guacamayas, lechuzas, loros y escarabajos gigantes, por lo que es una visita obligada al estar en suelo campechano.

Por sus mágicas historias de piratas

La fortaleza que rodeaba la ciudad en el siglo 17 no fue puro adorno, sino la respuesta del pueblo ante los constantes ataques de piratas y corsarios que robaban joyas, alimentos y hasta mujeres, incendiando luego algunos puertos, razón por la cual en cada rincón de Campeche se encontrarán con relatos de aventura y romance que parecen salidos de un cuento.

Las ruinas de la muralla son un testigo la historia y sus baluartes albergan interesantes museos, además de que la Puerta de Tierra ofrece el espectáculo de luz y sonido “El lugar del Sol”, recreando ataques piratas todos los martes, viernes y sábados a las 8:30 de la noche con un costo de $50 pesos por persona. Para vivir de cerca la experiencia pueden abordar el Barco Pirata Lorencillo, donde les contarán acerca de los tipos de piratas y de barcos, historias de batallas y leyendas que no han muerto, mientras navegan las mismas aguas que navegaron esos bucaneros.

El Barco Pirata Lorencillo hace sus recorridos de martes a domingo a las 12 y a las 6 de la tarde con un costo de $50 pesos para niños y $100 para adultos, saliendo del Muelle Turístico del Restaurante El Faro del Morro, en la Avenida Resurgimiento número 120.

Por su centro histórico

Este espacio guarda entre sus muros todo el pasado de la ciudad, siendo un deleite para la curiosidad y para la vista, con sus fachadas de colores, sus construcciones antiguas y los secretos que al pasar se liberan, dejándonos conocer más sobre Campeche e incitándolos a guardar por siempre lo que sus ojos ven en decenas de fotografías.

En esta zona podrán abordar el Tranvía de la Ciudad, recorrer la Plaza Independencia, adentrarse en la Catedral, pasear por los Baluartes y sus museos, adquirir una buena dotación de artesanías y probar las delicias de los restaurantes y mercados.

 El Tranvía de la Ciudad sale del Parque Principal cada hora a partir de las 9 de la mañana y hasta las 7 de la noche, con un costo de $110 pesos por persona.

Aprovechen las Audio Guías de la Ciudad que describen los rincones del centro histórico en 5 idiomas, música típica y leyendas locales; se rentan en el Centro Cultural Casa 6, de 9 de la mañana a 9 de la noche, con un costo de $80 pesos.

Por su gastronomía única

Una combinación de tradición indígena y delicias marinas dio lugar a una variedad de platillos que les quitarán el aliento, como el obligado pan de cazón, los crujientes camarones al coco, un pescadito pámpano en verde o unas buenas trancas, que son tortas de lechón acompañadas de una agüita de horchata para empezar el día con todo.

Al ser una ciudad turística, aquí encontrarán un sinfín de opciones para comer, tales como restaurantes típicos e internacionales, pero para probar el verdadero sazón campechano lo mejor es ir al mercado, donde definitivamente tendrán que olvidarse de toda dieta conocida.

Otras delicias campechanas son el pollo alcaparrado, que lleva cebolla, chile, azafrán, aceitunas, pasitas y por supuesto alcaparras; también está el dulce de papaya verde, cocinado en almíbar y por supuesto unas cubas campechanas con su toque de agua mineral, que seguramente ya todos conocen.

 Por su entrañable gente

Es bien sabido que los campechanos son gente de buen humor y gran calidez para con el visitante, por lo que al recorrer esa bella tierra no hay nada mejor que convivir con los locales en toda oportunidad y comprobar que la palabra campechano es sinónimo de hospitalidad, así que lo que comienza como una sonrisa puede terminar en una amistad de por vida.

El Parque de la Independencia guarda en su pasado eventos muy importantes para la ciudad y para sus habitantes, por lo que en la actualidad es escenario de festejos y celebraciones como la Semana Santa, Día de Muertos y Nochebuena. 

Más de Nacionales

Subir