Connect with us

Descubriendo el Dolores Hidalgo de José Alfredo Jiménez

Descubriendo el Dolores Hidalgo de José Alfredo Jiménez

“…ahí nomás tras lomita

se ve Dolores Hidalgo

yo ahí me quedo paisano

allí es mi pueblo adorado…”

Bienvenido al Pueblo Mágico de Dolores Hidalgo, en Guanajuato, un destino que entre  otras muchas razones, es famoso por ser cuna del compadre de los desamores mexicanos, el rey (con dinero y sin dinero) de las cantinas y autor de las letras que todos nos sabemos y cantamos desde el corazón: José Alfredo Jiménez. Aunque sólo vivió en Dolores hasta los 8 años, su fama y sus logros tuvieron gran impacto en la población. ¡Acompáñanos a conocer las 4 paradas más icónicas para celebrar su memoria!

Comenzamos con la Casa-Museo José Alfredo Jiménez, alojado en la que solía ser la farmacia de su padre. Cuenta con 10 salas ordenadas por cronología y temática, cada una nombrada en honor de una canción, como “Ese Pueblo de Dolores”, “Qué suerte la mía” y “Paloma Querida”. Ahí, se pueden ver exposiciones interactivas, objetos personales, cartas, diplomas, discos y testimoniales que exploran su vida desde su infancia hasta su muerte.

Luego, nos vamos al Mausoleo José Alfredo Jiménez, dentro del Panteón Municipal de Nuestra Señora de Los Dolores, en donde reposan los restos de “El Rey”, una formidable escultura compuesta por un sombrero color bronce que alberga un pequeño altar, comúnmente decorado con claveles blancos y en el que se lee el epitafio “La vida no vale nada”. De ahí sale un alegre sarape hecho de mosaicos multicolores cuya forma está inspirada en la sierra de Santa Rosa.  Tiene grabados los nombres de 119 canciones, y casi 100 espacios en blanco que simbolizan sus obras inéditas.

Y, para brindar a su salud, nada como nuestra tercera parada, que es visita alguna de las famosas cantinas de Dolores Hidalgo, como es el caso de “El Incendio”, que se dice era su preferida;  “El Triunfo” cuya decoración celebra la vida del dolorense, y “La Hiedra” una cantina con todo el encanto tradicional.

Nuestra última parada es en el Parador José Alfredo Jiménez, ubicado en la lomita de la que canta en la canción, construido tanto para honrar la memoria del cantautor como para promover la gastronomía y el trabajo artesanal de Dolores y de Guanajuato en general. Tiene una magnífica estatua de “El Rey” y más de treinta establecimientos comerciales de todo tipo, en los que encontrarás desde artesanías de mayólica y alfarería hasta nieves artesanales y productos gastronómicos.

Pero así como Dolores es ideal para celebrar la vida y obra de uno de los grandes músicos de nuestro país, también lo es para descubrir la historia y celebrar nuestra identidad. ¡Te invitamos a descubrir el destino cultural de México!

Más de Escapadas

Subir